Espai de ioga

A la Rambla de Girona

21-2 Recuperación hombro

Recuperación increíble de una lesión en el hombro

Leslie Hogya

[PDF]

 

En enero del 2013, resbalé y caí en mi brazo derecho dominante. Fui al hospital con un dolor insoportable y me diagnosticaron el problema como dislocación del hombro derecho. Se me prescribió llevar cabestrillo durante seis semanas para sanar el brazo dañado. Pensé que mis actividades volverían después casi a la normalidad, menos un poco de rigidez cuando lo quitase. Pero no sucedió eso, sino que no podía ni mover el brazo cuando me saqué el cabestrillo.

Finalmente descubrieron que mis músculos del grupo del manguito rotador (que envuelven el hueso del brazo superior en la articulación) se habían desgarrado gravemente y que el músculo supra-espinoso se había separado completamente. Podía mover el brazo solamente unos centímetros al lado y por delante del dorso. El brazo no tenía nada de fuerza. El cirujano me dijo que la lesión era inoperable, y otros médicos dijeron lo mismo.

Eso quería decir no solamente que mi práctica de yoga quedaría afectada sino que incluso mis actividades diarias iban a ser difíciles. Finalmente escribí al único 'doctor' que sería capaz de ayudarme.

Escribí a Guruji para preguntarle si podía venir a Pune. Guruji dijo “No vengas a menos que estés dispuesto a enfrentarte a un dolor insoportable”. A ese punto no podía ni conducir ni siquiera tomar una taza de té con mi brazo derecho. Tuve que pararme y reflexionar después de leer su respuesta. Planifiqué un viaje a Pune en unos meses, pero necesitaba tener un cierto grado de movilidad antes de llevarlo a cabo.

Mientras tanto, consulté mis profesores seniors y mantuve mi práctica de yoga, adaptando las posturas según lo necesitaba. Finalmente, después de ganar algo de movilidad, me sentí a punto para viajar a India- 10 meses después de mi lesión.

Cuando llegué a finales de noviembre del 2013, no estaba seguro que Guruji tuviese tiempo para mi, o incluso que se me permitiese asistir a las clases médicas.

Mi estado había 'mejorado' en los últimos 10 meses. Pero, estaba lejos de mi práctica 'normal' de yoga. Mi práctica era muy limitada. No podía hacer Adho Mukha Svanasana. No podia hacer Sirsasana o Sarvangasana de manera independiente. Dependía de la cuerda y silla respectivamente. Sin ellas, el ásana no era posible. Mi brazo derecho estaba doblado crónicamente y el hombro elevado.

Después de unos días en Pune, Guruji me dijo una mañana: “estaré en la clase médica mañana, tienes que venir”.

Me puse de pie en Tadasama con mis brazos cogiendo las cuerda. Elevó y puso recto el brazo derecho (que estaba permanentemente doblado) con el slanting plank. Me llevó por una serie de posturas que incluían trabajo en el trestle, Ūrdhva Mukha Śvānasana con las manos sobre la plataforma, Śirsāsana en las cuerdas y Sarvāngāsana para terminar.

Las asanas que me propuso tenían como objetivo alejar la axila del brazo de la axila del pecho. Había perdido masa muscular, y la habilidad de mover el brazo en todas direcciones. Sin saberlo, en ese tiempo había encogido mi brazo al no poder alargarlo completamente el codo. Todo lo que me hicieron hacer fue muy doloroso, con sensaciones intensas cuando lo hacía pero inmediatamente el dolor desaparecía.

Estuve en el instituto unas tres semana. Guruji me guió varias veces en la clase médica y trabajé en el programa durante el resto de la semana, con la ayuda de los otros profesores. Al ir progresando, me guió a refinar más mi práctica.

Los profesores del instituto me vieron practicar prácticamente cada día, y también ellos se maravillaron de la fuerza, apariencia y salud de mi brazo y hombro a los pocos días de mi primera clase médica.

De vuelta a casa, el fisioterapeuta dijo que no había visto a nadie con una lesión como la mía recuperarse así.

Ahora soy capaz de hacer Sirsasana independiente, aunque durante poco tiempo. Incluso puedo hacer Sarvangasana independiente. Soy capaz de hacer casi cualquier asana, excepto las que requieren la extensión completa del brazo soportando peso, ya que me falta el músculo supraespinoso. Todavía queda un largo camino hasta reconstruir los músculos que puede suplir esa función.

Todas las posturas de pie me eran muy difíciles antes de ir a Pune. ¡No podía creer cuánto afectaba mi equilibrio la lesión en el hombro! Necesitaba el soporte de una pared. Ni siquiera podía llevar al suelo la mano del brazo afectado en Parsvakonasana. Ahora hago todas las posturas de pie sin el soporte de la pared, excepto Virabhadrasana I. Las asanas de torsiones requieren el uso intenso de hombros y brazos, y ahora incluso puedo coger mis manos en Marichyasna I y Bharadvajasana. También puedo hacer todas las posturas como Bhekāsana, Kurmāsana and Akarna Dhanursana y Parivrtta

Jānu Śirșāsana, y puedo sentir su efecto beneficioso. Soy capaz de practicar posturas hacia atrás como Dhanursana, que proporciona un gran estiramiento al hombro. Todavía necesito usar silla y banco para Urdha Danurasana y Viparita Dandasana.

Mis actividades diarias han vuelto casi a la normalidad. Soy capaz de conducir de nuevo, lo que antes no podía hacer ya que no podía cambiar las marchas. Puedo levantar y llevar objetos pesados. Nada de esto era posible antes de ver a Guruji.

Como sabemos, yoga no es solamente una terapia física. Cuando Guruji Iyengar fue entrevistado para su 95o aniversario, declaró en el Sakal Times “Sólo el yoga puede llevar la paz a la mente”. El coraje que necesitaba para viajar a Pune vino de mi práctica. Más tarde, en el mismo artículo decía: “El cuerpo es como la tela del alma. Nuestro deber es cuidarlo. Sin esta tela, no seríamos capaces de movernos ni hablar... con la mente en calma, nos volvemos tolerantes, pacientes, compasivos. El yoga es la mejor vía para cuidar el cuerpo y el alma, y es por eso que debería practicarse cada día.” (Sakal Times, 12 diciembre 2013)

Cambio en el movimiento del hombro antes y después de mi viaje a Pune.

Estoy muy agradecida de la ayuda que me dio Guruji. Es exigente en sus peticiones, y en su presencia no se ahorra ningún trabajo. Doy las gracias a todos los profesores del Instituto y de los profesores visitantes de todo el mundo.

Quiero agradecer a Geetaji que me diera también un programa para el hombro, que he añadido a mi práctica. Gracias Prashant por inspirarme con sus charlas sobre la filosofía del yoga, y gracias también a todos los dedicados profesores del Ramamani Iyengar Yoga Institute.

Pels nostres alumnes...

El Ioga m'ha aportat afrontar els reptes i problemes del dia a dia amb una altre perspectiva. També m'ha ajudat a conciliar amb més facilitat el son i als dematins t'aixeques amb energia neta!
ECI (Girona)