fbpx

17-2 (1) Introducción al Karma Yoga

Introducción al Karma Yoga

Prashant S. Iyengar

El yoga es un antídoto indispensable para contrarrestar el orgullo,

el ego y la arrogancia que son cánceres fatales para la espiritualidad.

Sarvakarmanam Brahmarpanama es karma yoga. Significa que la ofrenda de las acciones y sus frutos resultantes es Karma Yoga. Es otra rama especializada del yoga. Su filosofía forma una instrucción vital en Ashtanga yoga. Esta filosofía es un descubrimiento invaluable para el sadhaka y hace su vida noble, sublime y trans-material (espiritual), trans-mundana y etérea. Normalmente, y de forma universal, consideramos que somos nosotros los sujetos, los agentes o los actores. Particularmente, cuando hacemos algo meritorio y encomiable, proclamamos nuestra autoría de forma muy ostentosa. Proclamamos "Yo lo hice", "Gracias a mí fue posible", "Mis acciones dieron estos frutos", y etcétera. Es evidente  que estas nociones, creencias y convicciones sólo resultan en el aumento del ego, orgullo, arrogancia y auto-engaño. Esto resulta ser uno de los mayores enemigos de la espiritualidad.

El principio karmayoga es un antídoto indispensable para contrarrestar el orgullo, ego y arrogancia que son cánceres fatales de la espiritualidad. Karmayoga es vital para dinamitar la misma estructura del orgullo. Generalmente pensamos que nosotros somos los sujetos y los agentes de la acción, y por tanto sus frutos nos pertenecen. Por tanto, estamos inclinados a reclamar los frutos y créditos de las acciones, particularmente cuando son abundantes y merecedoras de aplausos. Falsamente creemos que nosotros somos los arquitectos de nuestros logros. Esto es una ilusión patente. La ciencia del Karmayoga está pensada para desilusionarnos. A continuación tenéis un intento de explicar la teoría básica del Karmayoga.

Recibimos nuestro cuerpo, mente y sentidos antes del sentido del ‘yo'. Como el conjunto cuerpo-mente-sentidos existe antes de la ‘yoicidad', la conciencia del yo no puede ser la causa de una personificación ya existente. Similarmente, la ‘yoicidad' no puede ser el propietario de la personificación; no puede reclamar disfrute de las acciones llevadas a cabo por el cuerpo. El hecho es que el ‘yo' reside en una personificación que nos es prestada por una fuerza superior (Dios o Naturaleza). Por tanto, no es apropiado que reclamemos la propiedad de este conjunto. Dado que la ‘yoicidad' es el gobernante de en nuestras motivaciones y si esta lógica permite la realización a la ‘yoicidad', a pesar de eso nosotros no somos la ‘yoicidad'. El conjunto cuerpo-mente-inteligencia-sentidos y la ‘yoicidad' vienen de prakriti (naturaleza). Por tanto, el crédito de nuestras acciones no puede ser nuestro. Deberían ir a su propietario, que es la naturaleza (Dios). Por tanto, estos frutos le pertenecen a Él. Él es el propietario-maestro del complejo. Karmayoga declara certeramente que los frutos de todas las acciones deberían ir a Él.

Por tanto, un Karmayogi no puede reclamar crédito u orgullo sobre acciones para las cual es sólo un instrumento. En cambio, ofrece sus acciones, con sus frutos, a Dios. El teorema de Karmayoga es el factor rector de su conducta vital. El famoso verso de la Bhagavad Gita articula el teorema en el capítulo II verso 47:

"Anhela cumplir tus deberes pero no reclames sus frutos. Aunque no te motiven los frutos, no te abandones a la inacción por ello".

El Karmayogi consigue este estado mental al permanecer neutro mientras actúa. Pero esto no significa que no esté interesado en el trabajo o no sea espiritual. Sencillamente trabaja para su amado, Dios.

[YS II.48]

Lleva la filosofía a sus deberes, y los lleva a cabo en un estado mental equilibrado. Es un estado libre de cualquier pasión o deseo, ira o aversión. El Karma yogui permanece equilibrado en la pérdida o ganancia, éxito o fracaso, alegría o pena. Esto es equilibrio. El equilibrio es en verdad Yoga.

El Karma yogui permanece equilibrado en la pérdida o ganancia,

éxito o fracaso, alegría o pena. Esto es equilibrio.

Dejadme remarcar de nuevo que el hombre común o el ignorante puede que piensen por error que el Karma yogui está falto de espíritu, sin entusiasmo e indiferente a la vida común, y que el Karma yogui trabaja sin fervor. Esto no es verdad. Los Karma yoguis trabajan con fervor, aunque sin fiebre. El Karma yogui sirve al amado en sus acciones. No hay ni una iota de egoísmo detrás de los motivos de un Karma yogui.

 

Karma yoguis trabajan con fervor, aunque sin fiebre.

No hay ni una iota de egoísmo detrás de los motivos de un Karma yogui.

 

La descripción de un Karma yogui viene en el siguiente pasaje de la Gita:

[YS II.49]

Oh Dhananjaya, libérate de todas las actividades provechosas con servicio devocional, y ríndete completamente a esa conciencia. Quienes quieren disfrutar de los frutos de su trabajo son unos miserables.

[YS II.50]

Un hombre comprometido en un servicio devocional se libera de buenas y malas acciones incluso en vida. Por tanto lucha por el yoga, Oh Arjuna, que es el arte de todo trabajo.

[YS II.51]

El sabio, comprometido en un servicio devocional, toma refugio en el Señor, y se libera del ciclo de nacimiento y muerte al renunciar a los frutos de la acción en el mundo material. Así puede alcanzar ese estado más allá de todas las miserias.

[YS II.52]

Cuando tu inteligencia ha sobrepasado el denso bosque de la desilusión, te volverás indiferente a todo lo que se ha oído o está por oír.

"Busca desempeñar su deber sin que le motive los frutos ni resultados. Le importa sólo el deber. Nunca se deja llevar a la evasión del deber. Ejecuta las acciones al estar en un estado yóguico que está equilibrio en la mente y no se ve afectado por las dualidades. Renunciando al apego de los frutos, equilibrado en éxito y fracaso, está en el equilibrio de la mente y ese equilibrio es yoga. El Karma motivado es sin duda inferior al ejecutado con ecuanimidad de la mente. Toma refugio en la uniformidad de la mente."

El Karma yogui se focaliza en el deber. . Ejecuta las acciones al estar en un estado yóguico que es equilibrio de la mente y no se ve afectado por las dualidades. Estas acciones hechas sin que le afecten aflicciones o fruiciones es yoga.

"Los desdichados son los buscadores de resultados. El que se fija con ecuanimidad de mente se libera del vicio y de la virtud al mismo tiempo. Las acciones sin que sean afectadas por las aflicciones o fruiciones es yoga. El sabio imbuido con el equilibrio de la mente, renunciando a las acciones de los frutos de la acción se libera de las cadenas del nacimiento y se dirige a la eternidad. Cuando la consciencia trasciende los vahos de la desilusión, uno nunca se infatúa de todo lo que es visto o no visto, oído o no, terrestre o celestial. " [YS II. 47.52]

El siguiente pasaje es también interesante:

[YS III.5]

El hombre es forzado a actuar en vano de acuerdo con los impulsos nacidos de sus modos de naturaleza inmaterial; por tanto nadie puede reprimirse de ninguna acción, ni siquiera un instante.

Nadie puede permanecer sin acción siquiera por un momento. Ya que todos son dirigidos a la acción sin remedio, por las cualidades nacidas de prakriti. El hombre ingenuo que es hipócrita se sienta controlando los órganos conativos, pero la mente continúa morando en los objetos de los sentidos. El que refrena los sentidos con la mente, sin aferrarse, dirige sus órganos de acción al camino del deber. Arjuna, por tanto, comprométete en el deber, ya que es superior a la inacción, y si estuvieses inactivo, incluso el mero mantenimiento de tu cuerpo no sería posible. El mundo está atado por acciones no hechas por el bien de yajna o sacrificio o deber. Por tanto Arjuna, encarecidamente ejecuta sólo el yajna liberándote de los apegos.

Nadie puede permanecer sin acción siquiera por un momento. El hombre ingenuo que es hipócrita se sienta controlando los órganos conativos, pero la mente continúa morando en los objetos de los sentidos.

Brahma ha creado a la humanidad al principio con yajna. Con esto te propagarás; esto será la vaca lechera de tus deseos. Aprecia los dioses celestiales y ellos te apreciarán. Así, cosecharás el bien supremo apreciándoos el uno al otro. Honrados por el yajna los dioses te concederán el placer que desees. Ladrón es aquel que disfruta de lo concedido sin dar nada a cambio. El noble come de los restos del yajna pero el pecador que cocina sólo comida para él come pecado.

 

Los seres nacen de la comida. La comida viene de las lluvias. Las lluvias proceden de yajna. Y el yajna nace del deber. Sabed que el deber nace de los Vedas. Y que el Veda, que todo lo impregna, se centra en el yajna. Aquel que no sigue en la tierra, que por tanto hace girar la rueda, pecaminoso de vida y disfrutando de los sentidos, éste, oh Arjuna, vive en vano.

Los siguientes versos del capítulo III también vale la pena leer:

[YS III.19]

Por tanto constantemente cumple tus obligaciones sin apego porque, haciéndolo así, el hombre en verdad consigue el supremo.

[YS III.29]

Aquellos engañados por las gunas de prakriti quedan apegados a las funciones de los gunas. El hombre de conocimiento perfecto no debería desestabilizar al mediocre cuyo conocimiento es imperfecto.

[YS III.27]

Los gunas de prakriti ejecutan todos los karmas pero éstos, con la inteligencia nublada por el egoísmo creen ‘soy yo quien lo hace'.

[YS III.41]

Por tanto, Oh Arjuna, dominando primero los sentidos, da muerte a las tendencias como la pasión, la ira, la avaricia, etc, que residen en la conciencia, que es purificada por la sabiduría.

Dominando primero los sentidos, da muerte a las tendencias como la pasión, la ira, la avaricia, etc, que residen en la conciencia, que es purificada por la sabiduría.

Hay que resaltar por lo tanto que Karmayoga  es una especialización después de graduarse en ashtanga yoga y adhyatama. El curso básico y preliminar debe conseguirse en el svadhaya e Ushwarapranidhana del niyama de astanga yoga.


© 2019 Espai de ioga Girona Rambla de la Llibertat, 6, 4 | 17004 Girona david@espaideioga.cat | +34-655341258