fbpx

16-1 (2) Medicinas y yoga

¿Hay que tomar medicinas si se practica yoga?

B.K.S. Iyengar

La principal diferencia entre yoga y otras artes de curación es que yoga construye una tremenda voluntad para luchar contra la enfermedad. No soy médico. No he estudiado ninguna otra ‘patía' excepto el yoga, para opinar sobre el tema. Por tanto, no puedo dar mi punto de vista en el uso no sólo de la homeopatía sino, de hecho, sobre ningún otro tratamiento.

Por todo lo que sé, y siendo practicante de yoga desde 1934, practico con devoción y confío en lo que hago. Por eso, tengo fe total en yoga. No sería justo de mi parte como estudiante de yoga de tomar partido por otros métodos. A aquellos que hablan de otra ‘patía', no les pongo objeciones. Pero no haré yo eso por la simple razón de que quiero estudiar el valor exacto del yoga. En el tratamiento de casos médicos, igual que otros hablan bien de sus remedios, quiero investigar si yoga puede tener tanto éxitos como otras patías tienen. Si aconsejara homeopatía o cualquier otra patía junto con el yoga, no sabría qué le ha ayudado, si el yoga o la homeopatía. No estaría seguro de lo que puede hacer el yoga, dudaría de mí mismo. Prefiero aceptar la derrota del yoga en caso de que falle, antes que jugar con tratamiento mixtos. Por eso, si queréis usar homeopatía, hacedlo, no tengo ninguna objeción.

Pero por lo que respecta a mí, prefiero estudiar el efecto del yoga y conocer sus valores científicamente. En mi carrera docente mi estrategia es tratar a todos mis alumnos con el yoga, y a todos he aliviado. En mis setenta años de enseñar yoga, me ha dado incalculable conocimiento y experiencia en que tiene una tremenda fuerza curativa. En resumen, diré que es una cura totalmente natural en el sentido que le permite a uno construir salud y fuerza desde la propia voluntad, y fuerza duradera al construir energía defensiva.

Sabéis que hay alopatía y homeopatía, dos métodos opuestos de tratamiento. La alopatía trata con substancias que producen síntomas opuestos a los de la enfermedad. La homeopatía usa aquellas que producen los mismos síntomas. La medicina ayurvédica india contiene ambos métodos, por lo que creo que la ayurveda se convierte en la madre de los otros sistemas. El yoga es un método de sanación, así como terapéutico. La principal diferencia entre el yoga y otras artes de sanación es que yoga construye una tremenda cantidad de voluntad para luchar contra la enfermedad, mientras que en las otras uno depende de cosas externas como píldoras y medicinas. Repito de nuevo que yoga requiere voluntad para luchar contra la enfermedad, mientras que ésta puede ser combatida con otras patías sin necesidad de voluntad.

Cuando digo esto, no me toméis como fanático del yoga. Si lo fuese, diría que hicieseis yoga solamente, pero no lo digo. Como estudiante de yoga sé que si alguien tiene fiebre, yoga no se la va a quitar. Pero os digo que, excepto en la fiebre, el yoga ha tenido éxito en los otros síntomas. Puedo conseguir que alguien se recupere rápido de la fiebre, pero no he conseguido un remedio para bajar la fiebre con el yoga. El paciente necesita ganar algo de energía para combatir la enfermedad. Afirmo que el yoga puede construir esa energía. Si alguien no tiene fuerza para mantenerse de pie, lo puede tratar con yogasana-s supinas. Ya que los pacientes quieren recuperarse rápido suelen necesitar tratamientos homeopáticos o alopáticos para librarse de la fiebre. Si vienen entonces a yoga consigo que se recuperen más rápidos que con cualquier otro sistema.

La curación por el yoga, de cualquier forma, depende de la naturaleza, que funciona lentamente, pero el efecto es seguro. Finalmente todas las enfermedades dependen de la naturaleza, pero las medicinas hacen que la naturaleza vaya un poco más rápido. El yoga, por otro lado, es un tratamiento completamente natural que depende de los sistemas respiratorio y circulatorio.  Si éstos son sólidos, ¿cómo puede asentarse la enfermedad? Patañjali afirma que uno puede prevenir las enfermedades que están en ciernes (heyam duhkham anagatam Y.S. II, 16). Cada parte del cuerpo, cada tejido, es alimentada por la sangre durante la práctica de las ásanas, ya que permiten a la sangre llegar hasta la parte más remota del cuerpo en abundancia.

Los otros yoguis no conocen así el yoga. Su práctica es a nivel periférico. Aunque vivan en el nivel periférico del yoga se llaman a sí mismos yoguis espirituales. Soy un hombre casado, y aún así no he interrumpido mi práctica de yoga. He explorado el ásana como es descrita en la tradición. Si no encuentro armonía en una ásana particular, descubro igualdad en movimientos laterales a ambos lados y después intento encontrar el movimiento correspondiente también en otra ásana. Si trabajo e investigo en una ásana, también lo hago en la otra.

He descubierto muchas cosas en mi sadhana, por ejemple, cómo con ciertos ajustes y movimientos especiales se puede hacer llegar la sangre a una zona u otra del cuerpo. Así re-energetizo el cuerpo que necesita fuerza vital cuando se le ha secado la energía. Esto es lo que yo llamo sistema de realimentación. Pienso y practico para observar si el sistema ha sido alimentado o no de la sangre que tenemos. Así, las enfermedades son minimizadas primero y luego estabilizadas por la práctica del yoga. Sólo después de estabilizadas se puede plantear su curación.

Patanjali dice "samādhi bhāvanārthah klesha tanukaramārtharca (Y.S., II.2)", la práctica del yoga reduce las aflicciones y conduce a samadhi.

En todos los tipos de patía, la enfermedad tiene que ser controlada en primer lugar, y así es también en yoga. Cuando la enfermedad ha sido estabilizada, eso significa que hay un cierto tipo de energía defensiva que debe ser despertada para luchar contra la energía ofensiva que está en forma de la enfermedad. Así, si nuestro cuerpo defensivo es muy fuerte, las enfermedades ofensivas no pueden entrar en el sistema. Puede que no seamos conscientes de los futuros dolores que nos están esperando; tenemos por tanto que protegernos ya desde ahora. Esto incluye al asiento emocional - el corazón. Entrenemos nuestro cuerpo para almacenar energía y así no nos afecte ninguna pena en el futuro. Para mí, esto es salud positiva que viene por la práctica del yoga, mientras que en el tratamiento médico esta salud positiva no está asegurada. Las otras terapias te mantienen libre de enfermedad, te revisten de vida, mientras que yoga no sólo nos mantiene libres de enfermedad sino que nos ayuda a vivir una vida sana y vital.

Entrenemos nuestro cuerpo para acumular energía y así no nos afecten las penas


© 2019 Espai de ioga Girona Rambla de la Llibertat, 6, 4 | 17004 Girona david@espaideioga.cat | +34-655341258